Candidiasis

Candidiasis

Que es la candidiasis?

Se trata de una infección que afecta al intestino delgado.

La infección la causa el crecimiento excesivo de un hongo llamado cándida.

Las cándidas son pequeñas levaduras que habitan de manera natural en nuestro tracto intestinal y que son totalmente necesarias para mantener el equilibrio intestinal pero que, en ocasiones, pueden crecer sin control y causar muchos problemas de salud.

En circunstancias normales, las cándidas mantienen el pH sano, absorben metales pesados, sirven de alimento a nuestra flora y ayudan a deshacernos de hidratos de carbono que han sido mal digeridos, entre otras cosas.

Cuando las cándidas están presentes en el organismo de manera equilibrada es porque nuestra flora intestinal ayudada por nuestro sistema inmune mantiene ese equilibrio.

¿Cuándo aparece la candidiasis?

La infección por cándidas aparece cuando ese equilibrio antes mencionado se rompe por alguna causa. Lo que sucede es que con la flora intestinal o el sistema inmunológico debilitado las levaduras toman el control creciendo desmesuradamente.

Causas de la candidiasis:

La candidiasis intestinal se puede desarrollar de múltiples maneras y, aunque lo que verdaderamente interesa es su diagnóstico (detección) y aplicar el remedio, podemos hacer un pequeño listado de cuáles pueden ser las posibles causas:

–          Consumo excesivo de azúcares y carbohidratos simples y refinados

–          Carencia de nutrientes esenciales en la dieta

–          Consumo excesivo de alcohol (también cerveza y vino)

–          Consumo continuado de agua corriente del grifo

–          Estrés durante un periodo prolongado en el tiempo

–          Estados agudos de ansiedad prolongados en el tiempo

–          Consumo de antibióticos, corticoides.

–          Consumo de anticonceptivos orales

–          Consumo de hormonas sintéticas (menopausia)

–          Embarazo (no siempre)

–          En estados de enfermedades graves como cáncer o SIDA donde el sistema inmunológico es muy débil

–          En casos donde exista alguna disfunción digestiva

TIPOS DE CANDIDIASIS, MANIFESTACIONES:

Candidiasis esofágica

Aparece en la profundidad de la garganta. Se manifiesta con dolor pectoral y dificultad para deglutir.

Onicomicosis o infección en uñas

Produce una lesión donde se observa un aumento en el grosor y opacidad de la uña. Provoca dolor y supuración.

Candidiasis urinaria

Afecta normalmente a la vejiga y a la uretra, aunque también puede afectar al riñón. El origen principal suele ser los catéteres (en pacientes en diálisis), los tratamientos con esteroides (inmunosupresores) o la diabetes (los problemas con el metabolismo de la glucosa puede favorecer el crecimiento de este hongo).

Candidiasis intestinal

Se da cuando existe una proliferación masiva de las Cándidas que habitan el intestino. Sus principales síntomas son el estreñimiento o diarrea, indigestión, hinchazón e intolerancias a distintos alimentos. A nivel sistémico se puede observar fatiga, pérdida de peso, depresión e irritabilidad.

Candidiasis crónica

Algunos pacientes reúnen una serie de síntomas diversos, que afectan no sólo a la piel y mucosas, sino también a otros órganos y con manifestaciones de malestar general, que podrían estar relacionados con la presencia persistente de Cándida intestinal, vaginal o en otras mucosas, pero que no han sido diagnosticados adecuadamente, por lo que sus manifestaciones clínicas tienden cada vez más a la cronicidad.

  • Fatiga Distensión abdominal
  • Malestar general
  • Diarreas y/o estreñimiento
  • Dolores de cabeza
  • Indigestión
  • Depresión
  • Retención de líquidos
  • Mareo
  • Afonía
  • Insomnio
  • Deseo de comer carbohidratos (dulces, pasta, pan, etc)
  • Sensación de resaca por las mañanas
  • Dolor de articulaciones y músculos
  • Molestias vaginales (picores, irritación, heridas etc)
  • Infecciones crónicas
  • Alergias
  • Picor anal
  • Congestión nasal
  • Ahogo
  • Problemas de uñas
  • Molestias oculares y de oídos

LA DIETA REGULADORA DE CÁNDIDAS

  • (Dieta antifúngica y dieta detox)
  • Empezamos con las recomendaciones dietéticas en cuanto sospechamos que podemos tener candidiasis. Empezar eliminando con urgencia:
  1. PRODUCTOS REFINADOS, AZÚCARES (INCLUYENDO LA FRUTA, EXCEPTO EL LIMÓN)
  2. LÁCTEOS Y DERIVADOS, CARNES ROJAS GRASAS Y DE MALA CALIDAD (NO ECOLÓGICAS
  3. PESCADOS CON DEMASIADO MERCURIO (ATÚN) Y CRIADOS CON PIENSOS EN PISCIFACTORÍAS..
  4. PRODUCTOS FERMENTADOS (TAMARI, SALSAS DE SOJA, TEMPEH…).
  5. ALCOHOL, TABACO, CAFÉ O EXCITANTES, CHAMPIÑONES, CONDIMENTOS QUÍMICOS.

RECOMENDACIONES:

55% VERDURAS FRESCAS (Hortalizas, verduras, y frutas se incluirían aquí pero hay que ver cada persona en qué punto está para al principio de la alimentación para candidiasis reducir la ingesta de frutas y luego introducirlas poco a poco y saber cómo deben comerse para que no fermenten y causen más toxinas que limpieza en el organismo)
– 15% PROTEÍNAS (la carne, pescado y huevos se incluyen aquí, si son ecológicos mejor. Si se consume carne blanca y pescados que no sean de piscifactorías criados con piensos y se evita los que tienen más mercurio como el atún mejor).
Saber que además de estas fuentes animales, los aminoácidos (o sea las proteínas también se pueden conseguir mediante fuentes vegetales. Estas son las verduras de hojas más verdes, las legumbres…entre otras fuentes.
– 15% GRASAS (Incluimos aquí no solo a las grasas de orígen animal, las que por cierto recomiendo minimizar al máximo su uso, sino que me refiero más bien a las grasas saludables de origen vegetal como: aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, el aguacate, los frutos secos, la pulpa de coco…
Aunque son muy saludables conviene consumirlos con mesura, tomar justo lo que necesitamos diariamente, que vienen a ser unas 5 piezas de frutos secos (lo que cabe en nuestro puño cerrado…en otras palabras…unos 70gr). Un fallo habitual en los cambios de dieta es hacer un consumo excesivo de frutos secos.
– 15% GRANO (El grano al que me refiero aquí es grano integral y recomiendo evitar el trigo por ser muy alérgeno, la avena, el centeno y la harina de espelta con moderación y los más saludables son: el arroz integral, la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno, el mijo…
También podemos incluir en este porcentaje a las legumbres, las legumbres también estarían presentes en el apartado de proteínas porque aportan aminoácidos a la dieta, pero también hidratos de carbono, fibra, etc…(podríamos tomar semanalmente de 2 a 3 veces legumbres; lentejas, hummus de garbanzos, judías mung…
Ojo a los que tenéis colon irritable, pues algunas legumbres no os van nada bien). Las semillas también pertenecerían a este grupo (semillas de lino, de chía o salvia hispánica, de sésamo, de amapola, de girasol, de calabaza…).

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *