Cosas que nunca soñó que la grasa pudiera hacer por usted

Cosas que nunca soñó que la grasa pudiera hacer por usted.

 

La grasa de los alimentos ejerce un poder asombroso sobre las células.La actividad biológica de la célula-y,por lo tanto, su capacidad para promover o frenar los procesos patológicos-depende muchas veces del frágil equilibrio,dentro de las célula,de los ácidos grasos derivados de los alimentos.Eso significa que el tipo de grasa que usted consuma es de vital importancia para su salud.

Estudios recientes demuestran que cualquier tipo de grasa ingerida desencadena dentro de las célula unos fuegos pirotécnicos biológicos de complejidad exquisita.

El resultado puede ser despachar  los mensajeros de tipo hormonal para estimular la inflamación,las inmunorreacciones, la coagulación sanguínea, el dolor de cabeza, la constricción de los vasos sanguíneos, el dolor y el crecimiento de tumores malignos.

Por otro lado, ciertas grasas incitan a las células a fabricar sustancias químicas cuya función es romper los coágulos sanguíneos nocivos, luchar contra el dolor articular y frustrar a las células cancerosas.

Aunque la farmacología de la grasa es un proceso muy complicado en el cual intervienen las enzimas,muchos pasos matabólicos y un delicado equilibrio de las grasas dentro de las células ofrece unas posibilidades fascinantes para frenar las enfermedades y curarse de ellas.

El conocimiento de la forma cómo la grasa domina ciertas funciones celulares críticas gira alrededor de dos descubrimientos recientes de gran importancia.

Primero fue el descubrimiento de que muchos procesos corporales,como el de la coagulación y el de la inflamación, son controlados en gran medida por unas sustancias muy potentes parecidas a las hormonas-Prostaglandinas,tromboxanos y leucotrienos-Después vino el descubrimiento,todavía más importante,de que la materia prima con la cual se fabrican estos poderosos mensajeros eicosanoides es la grasa de los alimentos.

TU ALIMENTACIÓN

En otras palabras, la dieta proporciona a las células una materia prima de ácidos grasos para fabricar estos vitales eicosanoides, los cuales pueden ser amistosos o peligrosos desde el punto de vista biológico.

En todo caso, el mensaje de fondo es que usted puede manipular, a través del tipo de grasa que consuma, los niveles y la actividad biológica de los eicosanoides que circulan en su cuerpo.


Usted es la grasa que consume

Cómo obtener los antioxidantes más eficaces contra las enfermedades

Cuando escoja frutas y hortalizas, busque las que tengan color:por lo general,cuanto más intenso el color, mayor la cantidad de antioxidante.Además, las frutas y las hortalizas frescas y congeladas tienen más antioxidantes que las enlatadas,procesadas o cocidas.

Comiendo los siguientes alimentos obtendrá más antioxidantes:

  • Uvas rojas en lugar de verdes o blancas.
  • Cebollas rojas y amarillas en lugar de blancas.
  • Col, coliflor y bróculi crudos o ligeramente cocido.
  • Ajo crudo y machacado.
  • Hortalizas frescas y congeladas en lugar de enlatadas.
  • Hortalizas cocidas en el horno de microondas en lugar de hervidas en agua o al vapor.
  • Aceite de oliva extravirgen extraído en frío.
  • Verduras de hojas de color verde oscuro.
  • Pomelo rosado en lugar de blanco.
  • Frutas enteras en lugar de zumos.
  • Zumos frescos  y congelados en lugar de enlatados.
  • Zanahoria, boniato y calabaza de color naranja intenso.

 


Muy poco después  de ingerir la grasa, ésta aparece en las membranas de las células donde se determina su suerte matabólica. Aunque los ácidos grasos presentan muchas variaciones moleculares sutiles, las dos categorías más importantes para la fabricación de los eicosanoides son los  ácidos grasos omega-3 , concentrados en la vida marina y en algunas plantas terrestres, y los ácidos grasos omega-6,concentrados en aceites vegetales como los de maíz, cártamo y girasol, y también en la carne de animales engordados con alimentos de origen terrestre.

ALIMENTACIÓN

Cuando usted consume en un trozo de carne o en el aceite de maíz los ácidos grasos omega-6 derivados de plantas cultivadas,estos tienden a convertirse en una sustancia denominada ácido araquidónico, que a su vez genera sustancia altamente inflamatorias o que incrementan la viscosidad de la sangre y la constricción de los vasos sanguíneos.

La grasa de los alimentos de origen marino  es radicalmente distinta y más benigna.Los ácidos grasos omega 3 contenidos en ella tienden a convertirse en sustancias que contrarestan la aglomeración de las plaquetas, dilatan los vasos sanguíneos y reducen la inflamación y el daño celular.

Puesto que la comida es una mezcla de ácidos omega 3 y omega 6,es obvio que las células reciben permanentemente instrucciones contradictorias de estos dos grupos de ácidos grasos.

El predominio de uno de los dos -en favor o en contra de la salud- dependerá de su proposición en la dieta y, por lo tanto,en las células, dice Willian E: M.Lands, pionero de la investigación sobre el aceite de pescado y antiguo profesor de bioquímica de la Universidad de Illinois, en Chicago.

Si sus células están inundadas de ácidos grasos omega 6, el exceso resultante de prostaglandinas reactivas podría salirse de control y producir enfermedades.Si tiene suficientes ácidos grasos omega 3,éstos podrán controlar o bajar la velocidad a la máquina araquidónica que expele esas grandes cantidades de eicosanoides nocivos.

 

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *