Dieta para personas que sufren de úlcera

Dieta para personas que sufren de úlcera

Recomendaciones y menús

¿Sabes qué es una úlcera y qué tipos hay?

Una úlcera gástrica es una enfermedad en la que intervienen la secreción ácida del estómago, el estrés y/o  la bacteria Helicobacter pylori que no deja cicatrizar la lesión. La úlcera se localiza preferentemente en la zona antral o en la curvatura mayor del estómago (úlcera gástrica o péptica). Si se localiza en el duodeno se denomina úlcera gastroduodenal. En ambas, el síntoma principal suele ser el dolor con el estómago vacío.

Sus síntomas son: dolor, quemazón, corrosión, sensación de vacío, sobre todo con el estómago vacío, hacia media mañana y noche o un dolor constante en el área bajo el esternón.

  • Suele generar más molestias al comer. Impide que salga la comida por ello se produce distensión abdominal, náuseas o vómitos después de comer.La úlcera esofágica (esofagitis) cursa con dolor al tragar o acostarse.

Recomendaciones de la dieta para úlcera

  1. Te aconsejamos realizar 5 comidas al día o comer cada 2 horas. De este modo conseguir disminuir la distensión abdominal.
  2. Es recomendable que cenes, por lo menos, 2 horas antes de acostarte.
  3. Evita el consumo excesivo de azúcar oculto, fibra y cereales refinados que fermentan con más facilidad (pan blanco, arroz perlado, pan molde, pasta muy cocinada…).
  4. Modera tu ración de proteínas y evita los lácteos ya que suelen incrementar la secreción de ácidos gástricos.
  5. Evita los alimentos más problemáticos que provoquen molestias como el café, la menta, el alcohol, refrescos con cafeína, alimentos grasos, escabeches, chocolate y picantes.
  6. Evita el tabaco, ya que retardará la curación de la úlcera además de aumentar las probabilidades de que reaparezca.
  7. Evita el consumo conjunto de féculas (pan, pasta, arroz, legumbres) con frutas ácidas, tomate, piña, yogur, azúcar o vinagre, pues esta asociación suele tener una más difícil digestión.
  8. Incorpora a tu dieta para úlcera, la manzana y la judía roja ya que reactivan las bacterias beneficiosas del intestino, porque aportan prebióticos, el alimento de los probióticos.
  9. Repuebla tu microbiota (flora intestinal) con probióticos y prebióticos, al menos tres veces al año.
  10. Bebe de 1,5-2 litros de agua al día. Mejor fuera de las comidas, para no diluir los jugos gástricos.
  11. La preparación de los alimentos será a la plancha, cocidos, al vapor, horno…. Evita preparaciones culinarias que incorporan mucha grasa como fritos, guisos, empanados, potajes, etc.
  12. Es muy importante que mastiques bien la comida para no sobrecargar el sistema digestivo.
  13. Modera la cantidad de sal. En caso de retención de líquidos es recomendable la “sal sin sodio”. Ten cuidado con la sal oculta en los alimentos.
  14. Practica ejercicio moderado al menos un poco más de lo habitual. Te ayudará a activar la liberación de endorfinas, que son relajantes naturales.
  15. Intenta reducir el nivel de estrés pues agrava los síntomas y favorece las recidivas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *