Hidratación

Hidratación

¿Qué es la hidratación?

Según la definición de la Rae, químicamente hablando, la hidratación es un proceso de “combinar un cuerpo con el agua”.

La hidratación parece ser un tema que muchos abarcan cuando se acerca el verano o cuando se aproxima un evento deportivo de mucho desgaste y deshidratación.

Sin embargo la hidratación es una acción diaria de la que debemos tener conciencia, que contempla no solo el beber agua cuando tenemos esta sensación de sed.

Es tomar conciencia de que cada vez que te hidratas, a través de líquidos, alimentos u otros componentes, estás ayudando a tu cuerpo a mantener un equilibrio saludable en su rendimiento físico.

El agua

En todas sus formas el agua, y como percepción personal, es sinónimo de: frescura, limpieza, relajo y diversión.


El agua sirve como transportador de nutrientes y de sustancias necesarias para la vida de las células y también como vehículo para eliminar productos de desecho; lubrica y proporciona soporte estructural a tejidos y articulaciones. Pero su función principal en nuestro organismo es la termorregulación.”


Como bien dice, la termorregulación es una de sus principales funciones, y hablaremos de esta función más adelante, conociendo a quienes les afecta una deshidratación basada en la termorregulación.

De dónde procede esta agua que hidrata nuestro cuerpo?

Del consumo de líquidos. 

 Del agua que tienen los alimentos sólidos, pues casi todos contienen algo de agua y muchos (frutas, verduras, hortalizas, leche…), una cantidad considerable. 

También se producen pequeñas cantidades de agua cuando se metabolizan las proteínas, grasas e hidratos de carbono que comemos.

Conocer su procedencia, nos ayudará a organizar la forma en la que podemos hidratarnos, sin depender al 100% del agua.

Los electrolitos

En lo que respecta a la hidratación, los electrolitos tienen un rol protagónico.

Estas sustancias, presentes en la sangre y en otros líquidos corporales llevan una carga eléctrica, que tienen directa relación con el control de la hidratación en el cuerpo, la acidez de la sangre (pH), la actividad muscular y otros procesos de esta importancia.

El sodio, calcio, magnesio y potasio son los 4 electrolitos principales que mantienen el balance sobre el flujo de fluidos en nuestro cuerpo.

El buen funcionamiento de estos electrolitos en el cuerpo, se traduce en una correcta hidratación que permite evitar, estreñimiento, fatiga y dolores de cabeza, provocados principalmente por la deshidratación.

 

La deshidratación

 

la deshidratación puede producirse por:

1) el esfuerzo físico intenso (deshidratación involuntaria),

2) restricción de líquidos antes y/o durante la actividad física,

3) exposición a un ambiente caluroso y húmedo (por ejemplo, saunas),

4) uso de diuréticos.

5) la ingesta excesiva de alcohol.

 

Una de las principales formas de medir el nivel de deshidratación es a través de la orina, una orina oscura y espesa es un claro signo de deshidratación, en cambio una orina clara, habla de una hidratación equilibrada.

¿Cuánto líquido debo tomar para lograr una buena hidratación?

Acá haremos una pausa y vamos a reflexionar en qué situaciones son en las que me puedo hidratar comúnmente, cuando me someto a una actividad exigente o cuando me someto a una actividad extrema.

Hidratación común

Para un niño de 1 – 3 años de edad podemos dar una cantidad de 1,3 litros al día

Para un niño de 4 – 8 años de edad podemos dar una cantidad de 1,6 litros al día

Para un niño de 9 – 13 años de edad podemos dar una cantidad de 2 litros al día

Para adolescentes y adultos sobre los 14 años de edad la ingesta recomendada es de 2,5 litros al día

Para adultos mayores, principalmente aquellos con problemas renales, se recomienda agregar 1,5 litros de agua provenientes de alimentos.

Lo principal es comprender cuando te sientas bien hidratado y para eso debes conocer, tal como vimos anteriormente, cuales son los síntomas de deshidratación.

Hidratación en actividades exigentes

Acá entran las situaciones en el caso cuando se realiza deporte o cuando se realizan trabajos que requieren de fuerza física.

¿Recuerdas que recién hablamos de la hidratación deportiva?, bueno estas recomendaciones son en base a cómo funciona la hidratación en estas situaciones.

Pero antes de entrar a estas recomendaciones, es importante entender que esta hidratación también considera una reposición que se genera: antes, durante y después de la actividad física.

Hidratación en situaciones extremas

Una actividad extrema de hidratación se la podemos atribuir a soldados de guerra y bomberos principalmente, por 2 elementos claves:

1) el peso del uniforme y de las herramientas de trabajo, que al llevarlas en movimiento constante generan una cantidad de sudor hasta 7 veces mayor al de una actividad exigente.

2) la exposición a altas temperaturas, ya sea el clima del lugar o bien a los fuegos que combaten los bomberos.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *