¿Pueden los alimentos reemplazar el estrógeno después de la menopausia?

¿Pueden los alimentos reemplazar el estrógeno después de la menopausia?

Cuando la mujer deja de fabricar estrógenos, entra en la menopausia, algunas veces ciertos efectos secundarios, como las oleadas de calor y los cambios de estado de ánimo.La falta de estrógenos también puede aumentar, con el tiempo, el riesgo de enfermedad cardiovascular y de osteoporosis.¡Es posible contrarrestar el agotamiento del estrogenó con alimentos que incrementan el suministro de la hormona, aliviando así los síntomas de la menopausia?<<Si, existe claramente esa posibilidad>>,dice Mark Messina, nutricionista vinculando anteriormente al Instituto Nacional de Cancerología. No se sabe hasta qué punto,y todo depende de la reacción individual de cada mujer, pero algunos estudios indican que las judías de soja, y también la linaza, pueden estimular la producción de estrógeno en las mujeres postmenopáusicas.

Tanto la harina de soja como de linaza, aumentaron los niveles y la actividad estrogénica es la maduración de la células vaginales. Los frotis vaginales vaginales revelaron un aumento significativo de la actividad del estrógeno en las mujeres que habían consumido la harina de soja y la linaza. Un par de semanas después de suspender esas dietas especiales, el incremento celular volvió a normalizarse.

Solamente los productos de soja ricos en proteína tienen actividad estrógénica. Entre  ellos se incluyen la júdia, las priteínas texturizadas de soja, el tofu, la leche de soja y el tempeh, pero no la salsa ni el aceite de soja.

La sustancia química de las frutas y los frutos secos que aumentan el estrógeno

Las mujeres postmenopáusicas pueden elevar en gran medida sus niveles de estrógeno comiendo alimentos ricos en boro; casi en la misma medida que si se sometieran a terápia de reemplazo, de acuerdo con los estudios del investigador Forrest Nielsen, del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.Según él, el mecanismo de acción del boro consiste en aumentar los niveles de las hormonas esteroideas en la sangre.A través de sus estudios documentó que la forma más activa del estrógeno -el estradiol 17B- se duplicó en las mujeres que recibían cantidades suficientes de Boro , llegando casi a los mismos niveles de las mujeres sometidas a terapia de reemplazo de la hormona.

La dieta promedio de las mujeres estadounidenses contiene cerca  de la mitad del boro que demostró ser eficaz en los estudios.Son fuentes ricas en boro las frutas, en especial la manzana, la pera, las uvas pasas y los melocotones; las leguminosas, en especial las judías de soja;los frutos secos, entre ellos las almendras, los cacahuetes y las avellanas; y la miel.Se pueden obtener las dosis utilizadas en el estudio comiendo un par de manzanas al día y 100 g de cacahuetes.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *