¿Qué es el estrés oxidativo?

¿Qué es el estrés oxidativo?

El estrés oxidativo es un estado bioquímico del cuerpo con origen en el desequilibrio entre la producción de especies reactivas del oxígeno (radicales libre) y la capacidad natural del cuerpo para detoxificar con rapidez los productos intermedios residuales, o la incapacidad de reparar con premura el daño resultante de este desequilibrio.

El estrés oxidativo se relaciona con varias enfermedades, como pueden ser algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la diabetes, la enfermedad de Alzheimer, enfermedades oculares, el lupus la aterosclerosis, la enfermedad de Parkinson, encefalopatía miálgica, la sensibilidad química múltiple, la periodontitis, el varicocele y otras muchas dolencias comunes, además del envejecimiento prematuro y que podrían haber sido prevenidas con un apropiado equilibrio del estrés oxidativo, con suplementos antioxidantes, o una dieta rica en frutas y vegetales crudos. Simplemente elevando la ingesta de productos antioxidantes.

Oxidación

El oxígeno pasa desde el aire que respiramos a través de los pulmones a los glóbulos rojos de la sangre y es transportado a cada una de las células que componen los tejidos del cuerpo.

El oxígeno proporciona vitalidad y energía a las células y así, las células pueden funcionar bien. Se puede decir que la oxidación es un proceso útil, sin el cual no podría ser posible la vida.

El proceso de oxidación va creando radicales libres en las células, que no son malos en cantidades equilibradas.

Estas especies reactivas de oxígeno pueden resultar muy beneficiosas puesto que son utilizadas por el sistema inmunitario como una herramienta para atacar y matar a los patógenos.

Las especies reactivas del oxígeno son también utilizadas en la señalización celular.

El predominio de radicales libres se debe a diferentes causas:

Endógenas. Son las que produce el propio organismo en su funcionamiento: respiración mitocondrial, la activación de polimorfonucleares, el metabolismo de ácido araquiodónico, las acciones enzimáticas (entre otros).

Exógenas. Son las producidas por factores externos: contaminación ambiental, obesidad, sedentarismo, hábitos tóxicos, estrés prolongado, desconocimiento nutricional, exposición indebida al Sol o a diversas enfermedades como la diabetes, artritis, enfermedad de Crohn’s, SIDA o daños sobre el sistema nervioso central, cáncer, hepatitis A, B y C, insuficiencia renal crónica, asma, enfermedades cardiovasculares y daño por isquemia-reperfusión.

Se ha demostrado científicamente que la presencia de este tipo de estrés oxidativo es causa o consecuencia de más de 250 enfermedades.

el ejercicio físico

Cuándo el propio cuerpo no es capaz de contrarrestar esta invasión de radicales libres con los mecanismos naturales de defensa, que son la vitamina E y la vitamina C y la fabricación de radicales libres excede a la capacidad del cuerpo de neutralizarlos con antioxidantes, ocurre un desequilibrio que provoca el estrés oxidativo y posterior daño celular.

Con esto podemos deducir que tanto la intensidad, como la duración del ejercicio físico, son factores muy importantes en relacionados con la producción de dichos radicales libres.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *