¿Qué tal un poco de paté de pescado?

¿Qué tal un poco de paté de pescado?

Nada como el pescado,abundante en los maravillosos ácidos grasos omega -3,para bloquear y destruir los coágulos.La mayoría de los científicos atribuyen los poderes protectores que el pescado ejerce sobre el corazón principalmente a los efectos sorprendentes del aceite sobre la coagulación de la sangre.Los estudios han demostrado repetidamente que el aceite de pescado regula el flujo y la coagulación de la sangre.


El sorprendente secreto del pescado para <<adelgazar la sangre>>

El pescado graso modifica literalmente la forma de las plaquetas,impidiendo su unión para formar coágulos indeseables.Eso es lo que descubrieron los investigadores  del Departamento de Agricultura  de los Estados Unidos.Cuando  usted  consume aceite de pescado,sus plaquetas liberan  una cantidad mucho menor de la sustancia conocida  como tromboxano ,la cual  ordena a las plaquetas que se unan ,según explica  Norberta Schoen,investigadora  del Departamento de Agricultura.

Más fascinante aún es el mecanismo por el cual aumenta la pegajosidad de las plaquetas:El tromboxano las estimula para que se transformen en pelotitas hinchadas  y luego produzcan púas para que  puedan entrelazarse con otras de su género.En este estado se las conoce como plaquetas<<activadas>> o<<pegajosas>>,capaces de unirse para formar coágulos.

Así,el pescado graso,al suprimir el tromboxano,hace que las plaquetas conserven su forma normal y no puedan unirse entre sí para formar los coágulos que taponan las arterias.

CONCLUSIÓN: Con 100 g de pescado graso -caballa,arenque,salmón o sardinas- o cerca de 170 g de atún enlatado se obtiene un efecto antirombótico favorable.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *