Retención de líquidos

Retención de líquidos

Qué es y cómo se puede combatir

Esta afección puede ser patológica o no patológica y es importante conocer la diferencia entre ambas para poder administrar el tratamiento adecuado y evitar que otras afecciones secundarias se agraven por falta de diagnóstico.

La diferencia reside en que, cuando se considera una patología o afección, puede estar causada por problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva y enfermedades renales o hepáticas, mientras que, si no es patológica, la causa puede ser una simple dilatación de las venas en épocas donde las temperaturas son más altas.

Pero, tanto si es un tipo como si es otro, los síntomas son similares, incluyendo un aumento de peso inexplicablehinchazón en las piernas y tobillos, incremento del perímetro abdominal o disminución de la micción y, aunque se considera una afección más frecuente en edades avanzadas, es posible que se produzcan casos desde la adolescencia.

 

Remedios

  • Lo primero es reducir el consumo de sodio, una de sus principales fuentes es la sal que empleamos para cocinar, por lo que es necesario disminuir al máximo su consumo.
  • Evitar pasar mucho tiempo se pie, sobre todo en lugares cerrados y calurosos, de manera que la sangre pueda circular correctamente.
  • Si el paciente es propenso a retener líquidos, se le suele recomendar que, a la hora de sentarse, lo haga con las piernas en alto, para evitar así una acumulación de sangre en las piernas.
  • Otra de las opciones es la ingesta de diuréticos para ayudar en la eliminación de agua y sodio en el organismo a través de la orina o las heces.

    Uno de los más recomendados es la cola de caballo. Este tipo de diuréticos tienen, además, propiedades regeneradoras y astringentes, por lo que representa un excelente remedio natural para la retención de líquidos.

    Cambios en la alimentación

Recomendaciones para mejorar la alimentación que también pueden reducir la retención de líquidos:

  • En lo que se refiere a los lácteos, como la leche, los yogures o los quesos, pueden tomarse sin inconveniente siempre que no contengan sal, reduciéndose el consumo de quesos curados y semicurados ya que tienen un alto contenido en sodio.
  • Las carnes, tanto magras como frescas, pueden seguir tomándose sin restricciones, limitando el consumo de las conservas, los ahumadosembutidospatés y cualquier tipo de carne que contenga conservantes o altas cantidades de sal.
  • En cuanto a los pescados, las estipulaciones son similares a las de la carne: evitar aquellos que estén en conserva, ahumados o salados, como, por ejemplo, el bacalao.
  • Tanto las frutas y verduras como los cerealespueden ingerirse libremente exceptuando aquellos que tengan sal, como pueden ser los frutos secos salados o las galletas y aperitivos.
  • En lo que respecta a las bebidas, existen determinadas aguas minerales con un alto contenidos en sodio, por lo que es recomendable verificar que el tipo que elijamos contenga menos de 50 miligramos por litro.
  • Es recomendable que se eliminen de la dieta productos como las salsas(mostaza, kétchup, salsa rosa, salsa de soja, mayonesa, etc.), alimentos precocinados o comidas rápidas y todo aquel producto que contenga aditivos o potenciadores del sabor, ya que suelen tener un alto contenido en sodio.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *