Adiós al descenso de energía después de comer.

Esa dosis de cafeína sirve incluso para contrarestar la pereza mental que se produce después de comer.Muchos estadounidenses y europeos han adoptado por instinto la costumbre de terminar las comidas con una taza de café.En la actualidad hay pruebas de que es el antídoto autorrecetado contra el descenso de energía,de acuerdo con los psicólogos de la Universidad de Gales,en Cardiff.Primero,los investigadores demostraron que sentirse sin energía después de la comida es un fenómeno común,aunque ésta no sea abundante.En un experimento,treinta y dos hombres y mujeres se sintieron somnolientos,menos alertas,menos lúcidos y menos activos después después de la comida,independientemente de la cantidad de alimentos consumidos.Además,tendían a cometer más errores realizando tareas que exigían atención constante.

Los investigadores quisieron averiguar si el café con cafeína servía para contrarrestar la situación de menor lucidez aumentando la atención y el estado de alerta.La respuesta fue afirmativa.El café sin cafeína no sirvió para combatir la baja de energía,pero el café corriente la eliminó prácticamente del todo.Quienes bebieron café después del almuerzo tuvieron períodos de atención mucho más prolongados,lo cual les permitió realizar sus actividades con mayor rapidez y exactitud.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *