Asma: soluciones más allá del Ventolín

Asma: soluciones más allá del Ventolín

Los asmáticos saben muy bien lo angustioso que es sentir que no se puede respirar. Y con la primavera a la vuelta de la esquina el riesgo de sufrir una crisis es mayor, ya que las reacciones alérgicas pueden derivar en episodios de asma.

La obstrucción de las vías respiratorias es la consecuencia de dos hechos que confluyen. Por un lado está la contracción de los músculos lisos de los bronquios y los bronquiolos (por eso se utiliza Ventolín, un medicamento en aerosol que tiene un efecto directo sobre el músculo liso), y por otro la presencia de un edema que hace que se inflame la mucosa y se produzca moco en exceso.

El resultado es que el diámetro de las vías respiratorias se ve reducido, se llena de flemas y el aire ya no puede pasar correctamente. Entonces las inspiraciones y espiraciones se acortan, cada vez resulta más difícil respirar, a menudo con una respiración sibilante, y aparece una sensación de opresión que además puede ir acompañada de tos. En la mayoría de los casos la crisis de asma termina pasados unos minutos o incluso horas (depende del desencadenante) y la respiración vuelve a ser normal.

El principal peligro es que, debido a la repetición de las crisis, las vías respiratorias sufran lesiones irreversibles. Entonces la dificultad para respirar puede pasar a ser permanente, lo que conlleva una disminución de las funciones pulmonares.

 

A EVITAR

Cada asmático reacciona a sus propios factores desencadenantes, pero la contaminación es uno de los principales, dada la sensibilidad excesiva de la mucosa de los bronquios frente a todo tipo de agresiones (dióxido de nitrógeno producido por los automóviles, gases derivados de la combustión de motores diésel, altos niveles de ozono, compuestos orgánicos volátiles, tabaco…).

Asimismo, las infecciones víricas respiratorias (gripe, catarro, etc.) pueden conducir a la aparición o el agravamiento de los síntomas del asma, así como el estrés y las emociones fuertes, un esfuerzo físico importante, el agua clorada de las piscinas… Pero, por encima de todo, el asma está estrechamente ligado a las alergias. El 85% de los asmáticos son alérgicos y las crisis surgen al entrar en contacto con un alérgeno.

Por eso, y aunque en cualquier momento del año un artículo “Especial asma” como el que encontrará en el nuevo número de Salud AlterNatura es imprescindible para los asmáticos, qué mejor momento que éste, a las puertas de la primavera.

Prepárase para descubrir cómo atajar el asma y disminuir sus síntomas de forma radical. En este número de Salud AlterNatura descubrirá consejos ligados especialmente a cuatro aspectos de su vida:

  1. ALIMENTACIÓN. Los alimentos juegan un papel destacado tanto para prevenir y controlar la enfermedad como para agravar los síntomas. Por eso en este número encontrará una lista exhaustiva de alimentos que debe consumir (le daremos seis alimentos para que cada día tome al menos uno de la lista), priorizar en su dieta (algunos le sorprenderán, como el café, que es un efectivo broncodilatador) y otros de los que deberá prescindir (frituras, alimentos hiperprocesados, carne más allá de cierta cantidad a la semana…).Sólo con este apartado de nuestro “Especial asma” le aseguro que le cambiará radicalmente la vida. Así que imagínese con todas las medidas adicionales que también va a poder empezar a aplicar.
  2. HIGIENE EN EL HOGAR. Una cosa es ser limpio y otra muy distinta llegar al extremo de desinfectarlo todo, sobre todo con productos inadecuados. Asegúrese de quitar el polvo con regularidad, pero evite por completo los desinfectantes y productos químicos (lejías, jabones antibacterianos, espráis limpiadores…), ya que son fuente de compuestos volátiles que propician las crisis asmáticas. Le explicamos qué debe utilizar en su lugar y otros consejos para “blindarse” frente al asma en su propio hogar.
  3. COMPLEMENTOS NUTRICIONALES. ¿Sabía que la vitamina D debe mantenerse en un nivel óptimo? ¿Y que la vitamina C tiene efectos muy positivos a la hora de reducir la intensidad y la frecuencia de las crisis de asma? En este número descubrirá, además, cómo complementar sabiamente su alimentación si sufre asma.
  4. PLANTAS MEDICINALES EN CÁPSULAS Y ACEITES ESENCIALES. La boswelia (Boswellia serata) tiene un potente efecto antiinflamatorio sobre los pulmones, el comino negro (Nigella sativa) relaja los músculos lisos y es antihistamínico y antitusivo y el aceite esencial de eucalipto (Eucalyptus radiata) tiene propiedades mucolíticas, antiinflamatorias y broncodilatadoras que mejoran la capacidad pulmonar. Y estas son sólo unas cuantas de las ayudas naturales con las que va a poder contar… ¡así que prepárese para vivir una primavera a pleno pulmón!

Estábamos deseando tratar a fondo el asma en Salud AlterNatura, dado que se trata de una enfermedad crónica cuya frecuencia y gravedad están en constante aumento.

Hoy ya afecta al 5% de la población adulta y al 10% de los niños (su incidencia se ha duplicado en los últimos diez años), pero los expertos calculan que alcanzará al 20% de la población en las próximas décadas.

Si usted es asmático o lo es alguien de su entorno cercano, no debe dejar de leer lo que este mes vamos a contarle. Porque aunque lleve siempre a mano su Ventolín por precaución, verá cómo la necesidad de utilizarlo no será ni mucho menos la misma.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *