Astenia primaveral

Astenia primaveral

El cambio de estación afecta cada vez a más personas,quienes sienten mucho cansancio y fatiga.Preparar el cuerpo y la mente para la llegada de la primavera es posible y beneficioso para evitar este trastorno pasajero.

Astenia es un término clínico que,procedente del griego,significa “cansancio” o “falta de fuerza”.No es una enfermedad,sino un síntoma que puede deberse a enfermedades orgánica o psicológicas,pero también a otras causas como el estrés o el exceso de trabajo.

Aunque para la mayoría de personas la llegada de la primavera es un acontecimiento positivo,para otras el aumento de las horas de luz y de la temperatura conlleva una cierta desestabilización del estado de ánimo y una reducción de la energía física.


Casi un 10 % de la población puede sufrir “cansancio” o astenia coincidiendo con el paso del invierno a la primavera, siendo de los más afectados las mujeres de entre 35 a 50 años y las personas que sufren alergias.


Aunque se trata de un trastorno leve, su incidencia ha aumentado considerablemente en los últimos años, y la sensación de fatiga y otras molestias asociadas reducen la capacidad de trabajo y la posibilidad de disfrutar de los momentos de ocio, por lo que conviene tomar medidas para evitar el problema o reducir su duración o intensidad.

Sintomas

Al llegar la primavera presenta alguno de los síntomas que se asocian con la astenia:

  • Cansancio y somnolencia durante el día.
  • Apatía y tristeza sin causa aparente.
  • Falta de energía.
  • Alteraciones del sueño,especialmente dificultad para conciliarlo.
  • Irritabilidad o cambios en el estado de ánimo.
  • Ansiedad.
  • Pérdida de apetito.
  • Cefaleas.
  • Disminución de la libido.
  • Problemas de concentración o pérdida de memoria.
  • Falta de motivación.
  • Hipotensión arterial.

Causas de la astenia primaveral

Algunos explican la astenia por una disminución de las endorfinas, la llamada hormona de la felicidad, aunque no hay estudios que demuestren una correlación.

Lo más viable es que la fatiga se deba a que nuestro cuerpo debe adaptarse a las nuevas condiciones de luminosidad y de temperatura, a lo que hay que añadir cambios en la humedad y la presión atmosférica.

Se debe fundamentalmente a la coincidencia de una serie de factores ambientales:

  • El cambio de tiempo:subida de las temperaturas y de la presión atmosférica.
  • Aumento de las horas de luz diurna: nuestro  reloj biológico está programado para funcionar según estímulos que recibe del exterior.
  • La luz es uno de los elementos básicos, y los cambios en las horas en que un individuo disfruta de más luz natural influyen en la salud.
  • Así, en los países con pocas horas de luz la incidencia de la depresión es mayor.
  • El cambio horario: adelantar los relojes una hora.
  • La modificación de la rutina diaria:horarios de sueño y de comidas, aumento del tiwempo de ocio, etc.,como consecuencia de las anteriores.

Quienes más notan el cambio de hora son los niños y los ancianos.Pero en todo caso, la fatiga que conlleva y el malestar anímico asociado sería un trastorno temporal que no duraría un máximo de dos semanas.


Cómo combatir la astenia primaveral

En realidad no hay un tratamiento específico para minimizar los síntomas de la astenia primaveral.Pero sí se pueden minimizar sus efectos mediante la adopción de una serie de medidas:

  • Anticiparse al cambio horario que se realiza en primavera adaptando gradualmente la rutina diaria a la nueva hora antes de que se produzca.
  • Es importante que los horarios de comida y sueño (acostarse y levantarse) sean muy regulares, manteniendo los intervalos habituales.
  • El ejercicio físico moderado ayudará a acelerar el proceso de adaptación,facilitando la liberación del estrés y la conciliación del sueño, que será más reparador.
  • La actividad física aeróbica favorece la oxigenación celular, aumenta nuestro metabolismo y mejora la condición de nuestro sistema cardiovascular.
  • La alimentación deberá adaptarse a las necesidades que las nuevas condiciones ambientales generan en el organismo:menos alimentos hipercalóricos y mayor presencia de frutas y verduras frescas.

Las frutas y las verduras se convierten en indispensables, ya que proporcionan muchas vitaminas, antioxidantes y minerales.


  • La correcta hidratación es muy importante, ya que con la elevación de las temperaturas se suda más y el organismo necesita más líquidos.
  • Mantener las rutinas del sueño es fundamental.
  • La astenia primaveral afecta a la secreción de la melatonina -La hormona que induce el sueño- y puede ocasionar alteraciones del sueño, de modo que este no sea todo lo reparador  que debiera.Para evitarlo hay que mantener el número de horas de sueño,para lo que es importante:

–  Cenar al menos una hora de irse a la cama.

–  Reservar el dormitorio solo para dormir.

–  Mantener la habitación a una temperatura adecuada.

–  Bajar las persianas si todavía hay luz diurna.

  • No tomar vitaminas.Si la dieta es la adecuada el organismo tendrá las vitaminas que necesita, por lo que recurrir a la toma diaria de un complejo vitamínico, más que aportar beneficios, puede perjudicar la la salud por un exceso de ciertas vitaminas.
  • Eliminar o reducir el consumo de sustancias  excitantes,como el alcohol, el café, el té o refrescos con cafeína y el tabaco.

Remedios naturales

A continuación se enumeran una serie de remedios naturales para combatir este trastorno:

 

 

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *