Carne de conejo…

Y sus propiedades

La carne de conejo,cada día más consumida,aunque hay excepciones en gustos,es muy consumida en la dieta mediterránea de forma variada en la cocina,a continuación les hablamos de sus propiedades nutricionales. Es una carne pobre en grasas,recomendadas en dieta de control de peso.


La carne de conejo aporta proteínas de alto valor biológico, con todos los aminoácidos esenciales necesarios en los distintos períodos de la vida.


  • Energía. Es una carne baja en calorías. Sólo aporta unas 130 kcal por cada 100 g.
  • Agua. El agua es su componente mayoritario y constituye un 72% de la misma. Este contenido en agua varía dependiendo de la raza y del tipo de alimentación que haya tenido el animal.
  • Hidratos de carbono. La carne de conejo apenas aporta hidratos de carbono.
  • Proteínas. Sin duda alguna, es su componente más destacable, desde un punto de vista nutricional. La carne de conejo aporta proteínas de alto valor biológico, que contienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita en los distintos períodos de la vida. Su contenido oscila entre 18 y 20 g de proteínas por cada 100 g de carne. Además, es una carne fácilmente digerible y muy tierna, debido a su bajo contenido en colágeno. Su contenido en ácido úrico y purinas es menor que el de otras carnes, como la de cerdo, vacuno, pavo o la de liebre, con las que a veces se compara. Por esta razón, la carne de conejo es muy recomendable para aquellas personas que tienen propensión a padecer de hiperuricemia y/o gota, debido a su menor contenido en ácido úrico y purinas.
  • Grasa. Se trata de una carne magra, con bajo contenido en grasa (no más de un 5%) y en colesterol. Su perfil lipídico es bastante equilibrado, con una menor proporción de grasas saturadas en comparación con otros tipos de carnes, por lo que se recomienda en dietas de prevención de la obesidad y enfermedades cardiovasculares. No obstante, su contenido graso puede variar en función de la especie, raza, edad, sexo o tipo de pieza a consumir y de la alimentación que haya tenido el animal.
Resultado de imagen de carne de conejo propiedades
  • Vitaminas. Destaca su riqueza en vitaminas del grupo B, como la vitamina B12, la niacina (B3) y piridoxina (vitamina B6), y en vitamina E, con propiedades antioxidantes, protegiendo a las células del envejecimiento.
  • Minerales. Aporta importantes cantidades de hierro, cinc y magnesio, y tiene un bajo contenido en sodio. Su hierro, en forma hemo, es fácilmente asimilable por el organismo. Su bajo aporte en sodio la hace más adecuada para personas con problemas de hipertensión.

La carne de conejo, aliada en la cocina

La carne de conejo es un alimento de gran versatilidad gastronómica y, por lo tanto, admite una amplia variedad de preparaciones culinarias. Se puede preparar asado, al horno, a la plancha, salteado, rehogado con verduras, estofado, cocido, marinado, guisado, confitado, frito… y bien puede participar como entrante o como parte integrante del plato principal, sólo o acompañado de guarnición. Casa a la perfección con multitud de hierbas aromáticas (laurel, perejil, tomillo, romero, eneldo, etc.) que, a su vez, potencian sus cualidades organolépticas, con frutos secos, setas, verduras, arroz, legumbres, etc.

Es muy importante elegir formas de cocinado saludables para disfrutar de una carne sabrosa, jugosa, sana y que, además, resulta económica, en comparación con otros alimentos. En la gastronomía española, hay un sinfín de recetas de platos donde el conejo está presente: conejo al ajillo, patatas guisadas con conejo, paella con conejo, conejo con caracoles, con almendras, con almejas, al limón, al romero…

A la hora de su compra, hay que tener en cuenta que el conejo, que se adquiere en las carnicerías, es de granja. Cuando se compre carne de conejo, conviene elegir ejemplares jóvenes, de tres a cinco meses de edad, que presenten el cuello corto, las rodillas redondas y abultadas, y de carne musculosa.

Conejo: recomendaciones nutricionales

Para la Sociedad Española de Arteriosclerosis, la carne de conejo puede ser consumida diariamente. Por su parte, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda 3-4 raciones a la semana de carnes magras, como la de conejo, alternando su consumo con otras carnes, como la de pollo, pavo o ternera.

La carne de conejo se integra perfectamente en el contexto de una alimentación saludable, por su composición. Baja en grasas y en calorías y alta en proteínas, la carne de conejo está especialmente recomendada para niños, adolescentes, personas mayores y grupos poblaciones con necesidades proteicas elevadas, como las embarazadas o los deportistas. Además, está indicada en personas con sobrepeso, anemia, hipertensión, colesterol alto, gota y personas con un sistema digestivo delicado, al ser una carne muy digestible y nutritiva.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *