DHEA

DHEA

Desde las glándulas adrenales

La dehidroepiandrosterona (DHEA) es una hormona esteroide secretada principalmente por las glándulas adrenales,situadas encima de cada riñón.Esta hormona se identificó y aisló por primera vez en 1934,y desde entonces se han efectuado más de 5.000 estudios acerca de ella.

En la última década,algunos investigadores entusiastas se han referido a ella como <<la fuente de la juventud>> y <<la hormona contra el envejecimiento>>Este juicio se basa en la manera en que el nivel de DHEA declina con la edad,ya que suele alcanzar su nivel más alto a los 30 años y después va descendiendo hasta que,alrededor de los 70,desciende al 20% del nivel propio de un adulto joven.La DHEA tiene numerosas aplicaciones,ya que,según parece,está relacionada con la energía de la juventud,el buen aspecto y la inmunidad.

Se trata de la hormona esteroide más abundante en el cuerpo humano,e interviene en la producción de otras hormonas,como la testosterona,la androtenediona y los estrógenos.además,actúa directamente en el organismo de muchas  maneras;diversos estudios realizados en la población demuestran,por ejemplo,que un nivel mayor de DHEA está asociado a un menor riesgo de sufrir cardiopatías y cáncer.Asimismo,favorece en gran manera el sistema inmunológico y se cree que es un factor primordial en las enfermedades autoinmunes.

La DHEA se encuentra en grandes concentraciones en el cerebro,lo que lleva a pensar que juega un papel relevante en la memoria y en la función cognitiva.Según parece,la depresión podría estar relacionada con un nivel bajo de esta hormona.Cada vez son más los médicos que recetan hormonas como la DHEA para tratar enfermedades inflamatorias crónicas,como, por ejemplo ,la artritis.Los especialistas la recomiendan también como parte del tratamiento de la osteoporosis.Puede resultar,asimismo,beneficiosa para las mujeres que sufren los sofocos típicos de la menopausia.

Tomar un suplemento de DHEA puede proteger de la pérdida de masa cálcica en los huesos(osteopenia).A los pacientes que toman predinisona -un fármaco que se receta cada vez más para prevenir la pérdida de masa ósea-,les ayuda a mejorar la función cognitiva.

DOSIS 

La dosis de DHEA la debe determinar un médico experto en el tratamiento hormonal sustitutivo natural.

La dosis inicial que yo aconsejo se basa en el nivel hormonal que determina el análisis de la saliva del enfermo.A muchos de mis pacientes con un nivel bajo de DHEA les indico que empiecen tomando de 5 a 50 mg diarios.Después,voy haciendo un seguimiento de los niveles,observo sus síntomas subjetivos,y a partir de esto determino la dosis que precisan.

Los pacientes con lupus,por ejemplo,requieren 200 mg o más al día.No recomiendo que nadie tome DHEA sin saber antes cuál es su nivel hormonal.Esta hormona suele utilizarse combinada con su precursora,la hormona llamada pregnenlona.

La DHEA está disponible en cápsulas,sin receta médica,y hay médicos que la usan también en forma de cápsulas microionizadas,para su uso sublingual,y como parche transdérmico.

¿CUÁLES SON SUS EFECTOS SECUNDARIOS?

Si bien esta hormona puede conseguirse sin receta médica -como cualquier otra hormona-,lo cierto es que debe utilizarse con precaución.

Uno de los primeros efectos secundarios que produce comúnmente es la aparición de acné,especialmente en la espalda.

Una dosis demasiado alta puede causar la aparición de rasgos masculinos en las mujeres,como,por ejemplo,el crecimiento de vello en la cara,pero los efectos revierten si se disminuye la dosis.En estos momentos se desconocen los efectos secundarios de un tratamiento a largo plazo con DHEA.No está  claro si puede causar problemas en pacientes con cánceres asociados a las hormonas,como el cáncer de mama y el de próstata.Hasta conocer los posible efectos secundarios en personas con ese tipo  de enfermedades,yo no les aconsejaría que tomaran esta hormona.

Las embarazadas y también las madres que dan de mamar no deben tomar DHEA a menos que sea bajo prescripción de un facultativo experto.

EL MÉDICO NATURISTA LA RECOMIENDA PARA…

  • Alergias.Demencia.Diabetes.Enfermedad inflamatoria intestinal(EII).Esquizofrenia.Estrés.Impotencia.Lupus.Menopausia.Osteoporosis.Pérdida de peso.Piel.Prednisona.Salud circulatoria y cardiopatías.Síndrome de fatiga crónica.VIH(virus de inmunodeficiencia humana)

 

Previous

Fructosa

Next

Centeno

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *