El pescado

Remedio universal para el corazón

La mejor forma de reducir radicalmente la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiaca es comiendo pescado,en particular del tipo graso,rebosante de ácidos grasos omega 3.Las pruebas acerca de los poderes preventivos y terapéuticos del pescado son abrumadoras.El poder medicinal de los alimentos de origen marino radica probablemente es su grasa.

La presencia de enfermedades cardíacas es menor entre los pueblos consumidores de alimentos del mar.El solo hecho de consumir pequeñas cantidades de pescado puede tener un efecto monumental.

Si pudiéramos mirar dentro de las arterias de las personas vivas,veríamos que las más sanas pertenecen a los consumidores de pescado y las más enfermas a los que no comen pescado.Lo que sí es posible es estudiar las arterias en cadáveres.eso fue lo que hicieron hace poco investigadores daneses,quienes obtuvieron pruebas asombrosas y sin precedentes del poder del aceite de pescado para prevenir la arteriosclerosis.

Para su estudio tomaron las arterias y el tejido adiposo de cuarenta auptosia consecutivas realizadas en el Hospital Frederiksberg,de Dinamarca.Midieron el aceite de pescado presente en el tejido adiposo,para determinar cuánto pescado graso había comido cada individuo durante su vida.Sin lugar a dudas,las arterias más lisas y limpias correspondían a las personas que tenían más grasa omega 3 en los tejidos;es decir,aquellas que habían comido más pescado.Las arterias más obstruidas correspondían a quienes tenian menos grasa omega 3 en sus tejidos.


Los estudios demuestran que basta con comer 30 g de pescado al día,o un par de raciones por semana,para reducir en un tercio o a la mitad la probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.


Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *