Inositol

Inositol

Está presente en todos los tejidos animales, con los niveles más altos en el corazón y el cerebro. Éste es parte de todas las membranas (revestimientos externos) de las células y tiene la función de ayudar al hígado a procesar las grasas así como a contribuir al funcionamiento de los músculos y los nervios.

El inositol es necesario para el buen estado de las células nerviosas y para el metabolismo de los lípidos, ya que junto a la colina (también relacionado con las vitaminas B), es responsable de la creación de neurotransmisores y de impedir que los lípidos se depositen en el hígado y favorecer su transporte y penetración en las células.

Por lo tanto es necesario para la circulación sanguínea, porque reduce el colesterol, para el buen estado de la piel y el cabello, para la buena capacidad reproductiva, para el buen estado del sistema digestivo.

Las personas que se deprimen tienen niveles mucho más bajos de inositol en su fluido espinal (LCR). Además el inositol participa en la acción de la serotonina, un neurotransmisor que se sabe es un factor para la depresión. (Los neurotransmisores son sustancias químicas que transmiten mensajes entre las células nerviosas.) Por esta razón, el inositol se ha recomendado como un tratamiento para la depresión y la evidencia preliminar sugiere que éste podría ser de utilidad.

Previous

Enzimas

Next

Colina

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *