Alimentación

Moras de zarza

Moras de zarza

El fruto, las moras, cuando está maduro se separa fácilmente. Antes de madurar son primero verdes, luego rojos y duros; al madurar son negros y blandos con algunos pelillos.

Crece en setos, matorrales, bosques… Es originaria de Europa, norte de África y Asia occidental. Se ha introducido y naturalizado en otras partes del mundo, como Australia, y América. Parece que también está presente en las Islas Canarias y Madeira.

 

Usos y propiedades medicinales de la zarza

Para el aventurero, las zarzas ofrecen un remedio natural para las inflamaciones de las encías y la mucosa bucal, usando tanto el té de hojas sin endulzar para hacer gárgaras como el jugo de sus frutos. También se pueden masticar los brotes tiernos en primavera.

Para curar heridas y úlceras de la piel se aplica una cataplasma con las hojas machacadas o bien una compresa con la decocción (3 o 4 cucharadas de hojas en un poco de agua).

Asimismo la infusión o decocción de zarza es útil en afecciones intestinales como diarreas y colitis. También en hemorroides y gastroenteritis, así como para tratar la fiebre.

Moras maduras y moras verdes

Cómo y cuándo recolectar las partes curativas de la zarza

Si queremos incluir la zarza en nuestro botiquín natural recogeremos en primavera las hojas jóvenes y bien desarrolladas y se secarán rápidamente a una temperatura no superior a 40º C.

Cómo preparar el té medicinal de zarza

El té de zarza se prepara con 2 cucharaditas de hojas, se deja reposar unos minutos y se cuela. Endulzar con azúcar o miel.

La mora, el sabroso fruto de la zarza, es comestible

Las moras poseen vitamina C, provitamina A, calcio y hierro, y se pueden consumir solas, con yogurt o helado, en forma de mermelada o jalea, o en tartas y diferentes postres.

También puede gustarte...