Nabo

Es un vegetal nativo del norte de Europa, reconocido como uno de los alimentos básicos en la dieta de los antiguos griegos y romanos. Aunque cuando se habla del nabo se suele hacer referencia a las raíces bulbosas de la planta, sus brotes y hojas también son comestibles y muy nutritivos. Típicamente el nabo tiene un color blanquecino en su parte inferior y es de color morado en la parte superior, sobre todo si la planta ha estado expuesta a la luz solar.

Resultado de imagen de nabo
Resultado de imagen de nabo

Propiedades 

El nabo es una excelente fuente de minerales, antioxidantes y fibra dietética. Es una verdura bajo en calorías: una ración de 100 gramos solo tiene 28 calorías. También se destaca por su contenido de vitamina C; 100 gramos de nabo aportan 21 miligramos de esta vitamina.

Las hojas verdes de la planta son incluso más nutritivas que las raíces. Son ricas en antioxidantes, como las vitaminas A y C, los carotenoides, la xantina y la luteína (combaten la acción de los radicales libres). También son una excelente fuente de vitamina K (regulador directo de la respuesta inflamatoria), ácidos omega-3, como el ácido alfa linolénico (ALA) (componentes básicos de las moléculas antiinflamatorias en el cuerpo), vitaminas B (riboflavina, folatos, piridoxina, ácido pantoténico y tiamina), calcio, cobre, manganeso, hierro y fitonutrientes como quercetina, miricetina, kaempferol y ácido hidroxicinámico (ayudan a reducir el riesgo de estrés oxidativo).

Beneficios

  • Ayuda a prevenir el cáncer. El nabo contiene altos niveles de antioxidantes y fitoquímicos que ayudan a reducir el riesgo de desarrollar cáncer. Favorecen el procesamiento de las toxinas en el hígado, combaten sus efectos carcinógenos e inhiben el crecimiento de las células tumorales.
  • Promueve la salud cardiovascular. Los nabos tienen propiedades antiinflamatorias debido a su abundante contenido de vitamina K.Esta vitamina ayuda a prevenir los ataques cardíacos y otras enfermedades del corazón. Por otra parte, el nabo contiene mucho ácido fólico, nutriente que ayuda a impulsar el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.
  • Mejora la salud ósea. Este tubérculo es una fuente importante de calcio y potasio, minerales esenciales para el crecimiento y el mantenimiento de huesos saludables. Se ha planteado que el consumo regular de nabo inhibe el daño articular, el riesgo de osteoporosis y la incidencia de artritis reumatoide.
  • Promueve la salud pulmonar. Los carcinógenos presentes en el humo del cigarrillo causan deficiencia de vitamina A, lo que resulta en inflamación pulmonar, enfisema y otros problemas pulmonares. La vitamina A contenida en las hojas de nabo ayuda a mantener los pulmones sanos y a contrarrestar este efecto.
  • Ayuda en la digestión. El alto contenido de fibra que encontramos en el nabo resulta muy beneficioso para el sistema digestivo. La investigación ha demostrado que los glucosinolatos del nabo pueden ayudar al estómago a procesar bacterias como el Helicobacter pylori, causante de la gastritis y la colitis ulcerosa.
  • Previene la aterosclerosis. La acción de los radicales libres en el cuerpo causa la oxidación del colesterol malo y la acumulación de plaquetas en nuestro cuerpo, conduciendo a la aterosclerosis, condición que daña los vasos sanguíneos. Precisamente las vitaminas E, C y el beta-caroteno presentes en las raíces y hojas del nabo son excelentes antioxidantes que combaten el efecto de los radicales libres.
  • Ayuda en el tratamiento de dolencias comunes. El poder curativo de algunos compuestos presentes en el nabo ayudan a tratar las hemorroides, los cálculos renales pequeños y los problemas digestivos.
  • Favorece la pérdida de peso. Los nabos son tubérculos bajos en calorías, por lo tanto pueden formar parte de un programa eficaz de pérdida de peso. De igual forma, su alto contenido de fibra regula el metabolismo, ayuda a controlar el peso corporal y es compatible con un colon sano y activo.
  • Ayuda a combatir el asma. Las propiedades antiinflamatorias de esta verdura son efectivas en el tratamiento y control del asma.
  • Previene el olor corporal. Beber jugo de nabo ayuda a evitar los malos olores corporales, particularmente en los meses de verano.
  • Fortalece el sistema inmune. Los niveles de vitamina C que encontramos en la raíz de nabo y en muchos otros vegetales fortalecen el funcionamiento del sistema inmune. Además, su contenido de betacaroteno ayuda al cuerpo a producir membranas celulares saludables.
  • Mejora la salud ocular. Son una hortaliza rica en luteína, carotenoide que promueve la salud ocular y previene enfermedades como la degeneración macular y las cataratas.
  • Promueve la salud de la piel. Al ser ricos en vitamina A, vitamina C, betacarotenos y minerales como el cobre, el consumo de nabos ayuda a cuidar la salud de la piel (piel brillante y suave). Aplicarse nabo crudo sobre los pies es un buen remedio para eliminar las callosidades y grietas.
  • Tiene efecto anti-envejecimiento. Las vitaminas presentes en el nabo combaten y eliminan los radicales libres que son responsables del envejecimiento.
  • Ayuda a tener un cabello saludable. El consumo regular de nabos mejora la salud y el color del cabello. Este tubérculo es una buena fuente de cobre, mineral que interviene en la formación de la melanina. La melanina es el pigmento que le proporciona color al cabello. También es rico en antioxidantes como las vitaminas C y E, betacaroteno, luteína y zeaxantina, que ayudan a mantener un cabello más sano y bonito.

Información Nutricional Nabos

Cantidad por 100 gramos100 gramos
Calorías 28
Grasas totales 0,1 g
Ácidos grasos saturados 0 g
Ácidos grasos poliinsaturados 0,1 g
Ácidos grasos monoinsaturados 0 g
Colesterol 0 mg
Sodio 67 mg
Potasio 191 mg
Hidratos de carbono 6 g
Fibra alimentaria 1,8 g
Azúcares 3,8 g
Proteínas 0,9 g
Vitamina A0 IUVitamina C21 mg
Calcio30 mgHierro0,3 mg
Vitamina D0 IUVitamina B60,1 mg
Vitamina B120 µgMagnesio11 mg

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *